Toma de colegios

Colegio tomado

Se trata de un modelo de escuela futura y que prepara el terreno para una reforma laboral neoliberal

Esto señala Camila, alumna de cuarto año y portavoz del centro de estudiantes del colegio Carlos Pellegrini. La principal reforma que se critica es la de las prácticas laborales, una herramienta muy útil para ingresar luego al mercado del trabajo y utilizada en sistemas educativos de países desarrollados. Con esto, los estudiantes se pegan un tiro en el pie, rechazando una reforma que pretende darles mayores oportunidades en un mercado que requiere competitividad para el mundo globalizado. No veo la forma de que consigan buenos salarios y mejores empleos si lo que proponen es ser cada vez menos competitivo. Básicamente demuestra el desconocimiento mayúsculo de la dinámica del mercado de trabajo en el mundo que, por supuesto, no es achacable a jóvenes de 16 años sino a adultos a los cuales sus taras ideológicas les impiden comprender la dinámica global y se quedan solo con sus modelos ideales que, dicho sea de paso, son bastante precarios en su conceptualización.

 

Anuncios