La fórmula del amor en el universo kirchnerista

Una de las frases oficiales de la convocatoria para la celebración del 203 aniversario de la Revolución de Mayo o, mejor dicho, los 10 años del kirchnerismo en el poder nacional, rezaba “Diez años de Amor al Otro! 25/5 Todos a Plaza de Mayo!”. En este mismo sentido, es recurrente la frase que se repite en el arco oficialista de medios de comunicación y que reza “el amor derrota al odio”. En este acto también la presidente comenzó su alocución haciendo mención a “la plaza del amor y la concordia”. También agradece a la “plaza de la alegría y el amor” y más adelante sostiene que “quieren dividir a los argentinos, instaurar climas de división, de insulto, agravio, odio permanente, pero no van a poder conmigo, no van a escuchar una sola palabra de ofensa”. A veces pienso que la mentira se hace fuerte en la falta de memoria que a todos nos puede afectar aunque sintamos la incomodidad de que lo que escuchamos es, cuando menos, bastante dudoso. Repasemos entonces algunos de estos gestos de “amor al otro”, algunos aspectos de “la década ganada” en tolerancia y concordia.

Por empezar convengamos que las consignas de los militantes que colmaron la Plaza de Mayo no son precisamente un decálogo de bendiciones para quienes piensan diferente. La famosa canción que dice que si la tocan a Cristina se va armar flor de “quilombo” no es muy amable. Otro de los cánticos que suenan a advertencia es aquel que dice mantener el recuerdo del presidente fallecido en los corazones del pueblo pero que finaliza con un insulto sin destinatario concreto.

En el ámbito artístico, donde el kirchnerismo tiene una importante llegada, no hay muchas opciones para la disidencia. En la presentación de su primer programa del año, Susana Gimenez dijo que no iba a hablar más de política. Además evitó traer al humorista Miguel del Sel, a diferencia de lo hecho en años anteriores, seguramente por ser ahora miembro relevante en la construcción del Pro. El también humorista Claudio Rico, quien comparte el escenario y la radio con Jorge Rial, tuvo que soportar que, a disgusto con una imitación que realiza sobre Néstor Kirchner en el teatro, un grupo de miembros de La Campora intentaran interrumpir con cánticos e insultos el desarrollo del espectáculo. Luego reconoció en el programa de Luis Majul que cuando prepara sus monólogos tiene presente posibles represalias y evita las bromas más jugadas. El actor Ricardo Darín osó poner en duda los orígenes del patrimonio presidencial y tuvo como contrapartida una carta de la presidente en su cuenta de facebook donde le recordó su viejo problema con el contrabando de vehículos de lujo. A continuación el actor tuvo que emprender un viaje porque la presión y el acoso de militantes y funcionarios del oficialismo fue tan fuerte que se hacía insoportable. Guillermo Francella fue blanco de una denuncia que le hizo una ONG ligada al oficialismo por uno de sus personajes cuando hablo de ciertas cosas que no le gustaban del gobierno. Tampoco la pasa bien Juan José Campanella cuando realiza ciertas críticas al modelo. Para cerrar el círculo de hostigamiento hacia estos pocos “desviados” del ámbito artístico está también el amplio abanico de medios oficialistas, diarios, revistas, canales de televisión abierta y cable, sitios web, blogeros, y demás instrumentos de comunicación con poco público pero con amplios recursos del Estado para solventarse, que hacen metódicamente su tarea de desgaste de estas figuras.

Uno de los ámbitos donde ese “amor” al que hace mención la presidente se plasma con mayor entusiasmo es en las redes sociales. Cualquiera que haya tenido allí una actitud crítica, aunque sea respetuosa, acerca del gobierno ha sido catalogado de todas las formas despectivas posibles, no importa cuánto se acercaran esos epítetos a la realidad de quien recibía el insulto. Así es como todos son gorilas, a pesar de que muchos de los críticos son de origen peronista; oligarcas, cuando la mayoría de los que critican las medidas de gobierno residen en la clase media urbana; antipatria, cuando en todas las manifestaciones que se hicieron criticando al gobierno las banderas argentinas y el himno nacional fueron protagonistas principales; y neoliberales, neologismo que intenta emparentar a todo opositor con la década del 90’, siendo que el Frente para la Victoria es el partido político con mayor concentración de ex menemistas.

No es menos elocuente la demostración de cariño universal la que se puede ver en las tandas de Fútbol para Todos. Se usaron allí recursos estatales para arrojar sendas críticas al gobernador De la Sota o al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Mauricio Macri mientras mantenían disputas por hechos puntuales que por supuesto nada tienen que ver con la necesaria propaganda de los actos de gobierno que la población debe conocer, como ser campañas de vacunación, de prevención de catástrofes u otras cuestiones esenciales para una mejor calidad de vida.

Supongo también que dentro de las ondas de amor y paz están aquellos epítetos que el ex vicepresidente Julio Cobos tuvo que soportar cuando decidió votar en contra del proyecto de ley conocido como “la 125”. Habría que recordar a modo de ejemplo el lanzado durante una entrevista en el canal ultraoficialista 360TV por parte de Horacio Verbitzky, asesor de la presidencia y columnista estrella del diario Página 12, cuando le espetó “andate Cobos, la puta que te parió”. En ese mismo contexto la presidente llamó “pirquetes de la abundancia” a aquellos sectores del campo que se oponían al mencionado proyecto de retenciones móviles.

Debemos recordarle a la presidente que los políticos y funcionarios que la acompañan en su proyecto tampoco son un dechado de cordialidad. En este sentido Kunkel tiene varios hitos, entre ellos, aquella frase sobre la diputada Elisa Carrió cuando dijo que “no puede alinear los patitos”. Hay más muestras de amor en el diputado Larroque (el hijo que la presidente hubiera querido tener según la revista Noticias) cuando llamó al histórico Partido Socialista como narcosocialismo o tal vez cuando, al sorprenderse con la pregunta del periodista de la TV Pública Juan Miceli, visiblemente ofuscado lo chicaneo con esperarlo a trabajar en La Plata en pos de combatir los efectos la inundación en la capital bonaerense.

Larroque no es el único emergente agresivo de La Campora, organización política cuyo ideólogo es el hijo de la presidente, ya que esta fuerza tiene una larga lista de hostigamiento a opositores. Por citar sólo algunos ejemplos habría que mencionar las agresiones a Margarita Stolbizer en la localidad bonaerense de Azul, o aquella que debió soportar el entonces gobernador de Santa Fe Hermes Binner mientras compartía el acto con la presidente por el día de la bandera del año 2011 y tuvo que tolerar sobre el escenario que le gritaran gorila y vendepatria, sin que Cristina Fernández haga ningún esfuerzo por intentar silenciar esos insultos.

Tal vez ese amor es el que sienten periodistas críticos cuando reciben con más frecuencia de lo acostumbrado a los sabuesos de la AFIP, soportan los clásicos “telefonazos”, o cuando el Servicio de Inteligencia les demuestra tener monitoreados cada uno de sus movimientos y los de sus familiares.

Dentro del ámbito empresarial, tenemos el ejemplo de las consultoras económicas privadas que medían inflación y recibieron por ello las multas de $500.000 que les aplicó Guillermo Moreno para que no publiquen más esas cifras (ahora esto fue frenado por la justicia). El mismo secretario suele dar cátedras de dulzura cuando maltrata a los empresarios en sus reuniones habituales o cuando los recibe con armas sobre la mesa. También estuvo relacionada con gente allegada al secretario de comercio la interrupción de la presentación que se hizo en la Feria del Libro de un estudio que criticaba la actual composición y funcionamiento del INDEC.

Basta ver en el ámbito de los medios a programas como 678, Duro de Domar, Televisión Registrada, como así también los medios que pertenecen a Electroingeniería, Sergio Szpolski, Matías Garfunkel, Moneta, Cristóbal López u otros empresarios K para saber si realmente a la descalificación, insultos y demás agresiones que la presidente dice recibir (y que en muchos casos ciertamente recibe), las respuestas son sólo de militancia y gestión.

Puede que Jorge Tosselli, dueño de la inmobiliaria JT, quien en una entrevista en el diario Clarín criticó la política económica del gobierno, en particular por lo que afecta a su sector, algo que se refleja también en números oficiales de la actividad, pueda dar cuenta de ese amor por el cual la presidente mencionó públicamente haber pedido al jefe de la AFIP Ricardo Echegaray que lo investigara, violando así el secreto fiscal. También fue destinatario de buena dosis de compasión aquel abuelo que quiso regalarle U$D10 a su nieto y fue por esto tildado de amarrete durante un discurso presidencial. Habría que recordar aquí que lo importante no es si el abuelo es amarrete, lo hizo para hacerse famoso o para despuntar el vicio de litigar, lo importante es que no haya podido comprarlos cuando en un principio varios funcionarios habían dicho que quien tuviera fondos para justificar la compra de dólares iba a poder hacerlo sin problemas. Recordemos que también la primera mandataria tildó de buitres y caranchos a aquellos jubilados que reclaman al Estado en juicios previsionales.

Quizás el amor al otro está en las frases del actual senador Aníbal Fernández cuando tilda de vago a De Narváez, tilingo a Macri, ganzos a los periodistas, le dice pirucha a Elisa Carrió, sostiene que Sebrelli tiene un “despelote espectacular en la cabeza” o es capaz de llamar a un cura párroco que critica la política educativa del gobierno como “cachivache vestido de sacerdote”.

En resumen y siendo la misma Cristina Fernández de Kirchner quien sostiene que se identifica con la Evita del puño crispado, le pido con toda humildad que deje de amarnos porque en realidad nos está matando.

Anuncios

4 respuestas a “La fórmula del amor en el universo kirchnerista

  1. La verdad, respeto tu informe pero no estoy en nada de acuerdo sobre todos los puntos que mencionas. Son los mismo sustento que manejan los grandes medios, los cuales si tienen una gran masividad y controlan el “abanico” de comunicación, generando una involuntaria recepción del amplio público que lo consume.
    Los “medios oficialista” no son tan grandes como lo mencionas, y en cierta manera, es necesario que exista, para poder escuchar una segunda opinión. Particularmente, no me molesta que exista gente en contra de este gobierno, al contrario, me gusta que estén ya qué son necesario que existan y que se puedan expresar por todos los medios posible.
    Aunque si me gustaría separar al pueblo (con todos sus derechos constitucionales a la libertad de opinión), con los grupos económicos (que solo persiguen su afán monetario, sin importarles si deben atropellarnos para llegar a su objetivos).
    Hoy en día, sabemos quien es quien y donde están parados los dirigentes político, y a la vista están los resultados que arrojaron la ultima elecciones.
    En conclusión, cada quien tiene la libertad de opinar lo que represente su convicciones, aunque también tiene la libertad de elegir responsablemente su fuente de información. Debemos ser conscientes y sentirnos contento del momento democrático que vivimos. Además, el pueblo tiene una herramienta fundamental: el voto. Se puede usar en las próximas elecciones legislativas y en las presidenciales; No la desperdiciemos.

    • Gracias por tu comentario. Quizás lo llamativo es que yo escribí el artículo escuchando los discursos de Cristina Fernández, no leyendo La Nación o Clarín. Yo no digo que los medios oficialistas sean tan grandes pero sí cuentan con recursos de todos los argentinos que no tendrían de no ser por su función de propagandistas. Es natural que no resulte interesante para el común de la población que le cuenten que todo funciona de maravillas, por más que ellos mismos tengan una visión positiva de la gestión, es casi un sinsentido y muy “aburrido”. El gobierno todavía no logró que la multiplicidad de medios afines (en número sí son muchos más que los críticos o independientes) generen interés; todavía no encontraron la forma de que leamos o veamos lo que ellos quieren pero no me quedan dudas de que están pensando la forma.
      Saludos

  2. Si algo posibilitan los medios de comunicación, fundamentalmente los audiovisuales es precisamente que todos sean pasto de sus propias palabras.- Las imágenes y audios de archivo convierten en ridículos los intentos por ” Demostrar” que no dije lo que dije, que me “descontextualizan”.- La mismísima cadena nacional es un archivo inapreciable, como los son las declaraciones,de funcionarios de todas las líneas, categorías y jurisdicciones, tanto nacionales, provinciales como locales, sean del partido que fueren.- Es decir, los argentinos no tenemos excusas, a menos claro que nos neguemos a ver las cosas tal como son, tengamos intereses particulares en al asunto, nos encante mirar para otro lado, o definitivamente, como ha sucedido a lo largo de la historia, nos encanta que nos tomen por boludos!!

  3. Me parecio muy buena tu observacion. Esa clase de amor es peligrosa, y viendo una respuesta mas arriba, me pregunto… Realmente creen que con el voto se cambia algo? (ojo, no estoy atacando, sino preguntando) Será mi orientacion politca pero el voto es solo la manera de legitimar el status quo.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s