¿Es Argentina realmente tan rica en recursos naturales?

Recursos naturales

Los mitos en materia económica y las ideas instaladas a fuerza de repetición o bien porque han sido ciertas en algún período de nuestra historia dificultan el análisis de la situación real y hacen difusa la visión hacia el futuro.

Naturaleza y valor económico: qué países tienen más recursos. La Nación

El presente nos propone, en términos generales, reforzar nuestras instituciones republicanas y las que hacen a la economía, la educación y la cultura como única forma eficaz de construir bases sólidas para un desarrollo sustentable. Hoy más que nunca, no nos podemos encomendar a un “recurso salvador”, como podría ser el de Vaca Muerta. Debemos tener plena conciencia de que Messi hay uno sólo, juega al fútbol y es el único que puede, desde su maravillosa zurda y su descomunal inteligencia aplicada a su deporte, disimular los horrores de las instituciones que rigen el fútbol argentino; para el resto de las “cosas” (usando aquella famosa  exhortación de Ortega y Gasset), debemos trabajar en el adecuado fortalecimiento de nuestras instituciones.

 

Anuncios

Bajarnos de lo épico

Scola

Estas maravillosas respuestas que dio Luis Scola en una entrevista reciente en el suplemento deportivo del diario La Nación son un claro ejemplo de lo que no solemos ser como argentinos. La búsqueda de lo épico, lo refundacional, lo grandilocuente y lo superlativo nos alejan de lo simple, lo real, lo sincero y el deporte suele ser una muestra fenomenal de eso. Que los futbolistas no cantan el himno, que no lo sienten y que por eso pierden (finales), que deberían hacer como los jugadores de rugby de Los Pumas (cantan fuerte, abrazados, poniéndose la mano en el corazón aunque después pierdan casi siempre) y demás sandeces a las que estamos acostumbrados nos alejan de reflexiones mucho más simples y verdaderas como las de Scola.

El negocio de vender pasaportes venezolanos. El País

La estampida propia de un régimen que se desintegra a fuerza de socialismo y donde los únicos “negocios” que funcionan son los espurios y en manos de funcionarios o amigos del gobierno. El ciudadano, como siempre, pierde como en la guerra, situación en la que, por datos de su propia realidad, pareciera estar sumergido el país caribeño.

Pasaporte Venezolano

La mafia detrás de la diáspora venezolana